En este Convento de la Victoria, que fue en primer lugar Ermita de San Martín, han tenido lugar, a lo largo de la historia, dos importantes milagros que nunca podremos olvidar, uno de ellos es el que relatamos a continuación:

Fray Martín de Marmolejo, fraile lego, que profesó en tiempos del Santo Padre (San Francisco de Paula), después de haber vivido algún tiempo en este Convento, viajó a Tours a visitar al Padre fundador. Al tiempo de despedirle le pidió algunas reliquias para traer a España, y no hallando el Santo Padre cosa que poder darle, le llevó a un moral, y desgajó una rama de la que hizo un báculo o bastón para el camino. Entregándosela el Padre fundador le dijo  que en llegando al Convento de Écija lo plantase. Así lo hizo, le sirvió de báculo y llegado a Écija lo plantó y de él se hizo un poderoso árbol. Este acontecimiento quedó confirmado por muchas personas, entre ellas por los dichos de algunos padres antiguos, especialmente los del padre fray Francisco de la Barra y de Fray Lucas Ximenez -lego-, quienes siendo novicios en el dicho convento conocieron en él al referido Fr. Martín de Marmolejo, quien muchas veces los llamara a ver el moral del báculo que había traído de Francia, dado por el Santo Padre en la forma que queda dicho.

Hasta aquí lo que cuenta la tradición, transmitida de padres a hijos hasta que fue plasmada por escrito en 1629 por fray Juan Morales, cronista de los Mínimos. Existe mucha literatura relacionada con este milagro, una de ellas es el libro de Rafael de Vida y pequeñas adiciones del M. de C. de 1884, Libros de Martín de Roa, etc, muchos de los cuales podéis leer en esta web.



Real y Fervorosa Hermandad y Cofradía de Penitencia del Bienaventurado San Francisco de Paula, Stmo. Cristo de la Sagrada Columna y Azotes, Stmo. Cristo de Confalón, Ntra. Sra. de la Esperanza y de la Purísima Concepción de María.

Iglesia de la Victoria; Avda. de Andalucía, nº 2;  41400 Écija (Sevilla)

© Hermandad de Confalón 2013. Todos los derechos reservados. - Aviso legal -